Tarta japonesa

Después de un breve descanso volvemos a la carga con una tarta japonesa para haceros más dulce la dura cuesta de septiembre. Esta tarta, también llamada cotton cake o pastel de algodón japonés, sólo requiere de tres ingredientes: chocolate blanco, huevos y queso de untar.

Se trata de un bocado muy suave y esponjoso. Como nos ha gustado tanto ya estoy pensando en posibles variaciones cambiando el chocolate blanco por chocolate con leche. Si alguien se anima que nos lo cuente.

Feliz vuelta al cole!

Ingredientes:

  • 200 g de chocolate blanco
  • 250 g de queso cremoso
  • 3 huevos
  • azúcar glas

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 170°C, así tendrá la temperatura adecuada cuando llegue el momento de meter el molde con la masa de la tarta japonesa.
  2. Separamos las claras de las yemas. Reservamos las claras y yemas en recipientes diferentes.
  3. Troceamos el chocolate y lo derretimos al baño maría sin dejar de remover o en el microondas, vigilando que no se queme cada pocos segundos.
  4. Montamos las claras de huevo a punto de nieve hasta que adquieran la consistencia suficiente para mantenerse inmóviles aunque voltees el recipiente.
  5. Añadimos las yemas al recipiente del chocolate derretido y batimos vigorosamente con unas varillas para que no haya oportunidad de que se cuajen con el calor. Dejamos de batir cuando obtengamos una mezcla homogénea y untuosa.
  6. Agregamos el queso cremoso a la mezcla de chocolate blanco y yema de huevo y volvemos a batir de nuevo hasta integrarlo perfectamente.
  7. Añadimos poco a poco las claras a punto de nieve al recipiente con el chocolate, las yemas y el queso. Mezclamos con cuidado con una espátula de silicona para incorporarlas sin que pierdan aire, con movimientos suaves y envolventes hasta que tengamos una masa clara y esponjosa.
  8. Forramos el molde con papel sulfurado, de horno o vegetal. Si tienes problemas para adherir el papel al fondo o las paredes, unta el interior del molde con un poco de mantequilla. Vertemos la masa en el molde, damos un ligero golpe para asentarla y colocamos el molde sobre una bandeja de paredes altas adecuada para horno que llenarás de agua caliente. Mételo todo al horno.
  9. Horneamos la a 170°C durante 20 minutos. Cuando transcurra ese tiempo, bajaremos la temperatura hasta alcanzar los 160°C y dejaremos cocer 35 minutos más. A continuación, apagamos el horno y dejamos reposar la tarta 15 minutos con el horno apagado y cerrado. Finalmente, sacamos la tarta y dejamos que se enfríe un poco antes de desmoldarla.
  10. Para presentar la tarta, espolvorearemos con azúcar glas.

Fuente: Demos la vuelta al día

Deja un comentario