Salmorejo

Si algo nos traemos de vuelta de nuestro viaje por Andalucía es el salmorejo. A diferencia del gazpacho andaluz, el salmorejo es mucho más suave y tiene como base el tomate y el pan, además incluye otros ingredientes que lo diferencian como el huevo duro y el jamón.

Es originario de Córdoba aunque está muy extendido no sólo por Andalucía sino también por el resto de España. Imprescindible tomarlo fresco.

Salmorejo

Ingredientes (para 6 personas):

  • 150 g de aceite de oliva virgen extra
  • 4 huevos duros
  • 100 g de jamón ibérico
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 1 kg de tomates maduros y rojos
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 g de miga de pan blanco (del día anterior)
  • 15 g de vinagre

Preparación:

  1. Limpiamos bien los tomates y los cortamos en cuartos, los ponemos en un bol grande junto con los ajos y la sal y trituramos con la batidora hasta que nos quede una salsa líquida. Pasamos esta salsa por un colador para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado al batirlos.
  2. Cortamos el pan en trozos pequeños y los añadimos a la salsa de tomate. Añadimos el vinagre y lo trituramos con la batidora.
  3. Echamos el aceite de oliva virgen extra poco a poco mientras vamos batiendo hasta que nos quede lo más fino posible. Reservamos en el frigorífico.
  4. Antes de servir, adornamos la superficie con el jamón y los huevos duros cortados a trocitos pequeños. Servir muy frío.

Preparación (con thermomix, para los más cómodos):

  1. Coloca una jarra sobre la tapa de Thermomix, pulsa el botón balanza y pasa el aceite. Reserva.
  2. Pon en el vaso los huevos duros y trocéalos durante 2 segundos, velocidad 4. Retira del vaso y reserva.
  3. Pon el jamón en el vaso y da 4 ó 5 golpes de turbo. Si lo quieres más picado dale 3 ó 4 golpes más. Retira del vaso y reserva.
  4. Sin lavar el vaso, pon los dientes de ajo, el tomate y la sal. Programa 30 segundos, velocidad 5.
  5. Añade el pan, el vinagre y tritura 30 segundos, velocidad 5 y a continuación 2 minutos, velocidad 10.
  6. Programa velocidad 5 y vierte poco a poco el aceite, sobre la tapa sin quitar el cubilete, hasta que termines de incorpolarlo. Vierte el salmorejo en una fuente y reserve en el frigorífico.
  7. Antes de servir, adorna la superficie con el jamón y los huevos duros. Servir muy frío.
Print Friendly, PDF & Email

Comments: 2

  1. Encarna 16 septiembre, 2013 at 19:43 Reply

    Muy refrescante y como hace calor apetece. También ligero para compensar los excesos del verano. ¿Qué más se puede pedir? (nada, es perfecto) A por el salmorejo!!!!

    • No mata, engorda 16 septiembre, 2013 at 21:40 Reply

      Una lástima no haberlo descubierto antes 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *