Reganyà

Ahora que ya han pasado las fiestas y hemos acabado de digerir el roscón, podemos hacer dos cosas: bien cerrar la boca unos días y tratar de recuperar nuestra habitual figura o seguir comiendo, que al fin y al cabo, ya hemos acostumbrado el estómago…

Como veis nosotros optamos por la segunda. La reganyà es uno de los platos típicos de Alzira, quizás el más conocido. Se trata de un panquemao de calabaza, perfecto para el desayuno o la merienda.

Ingredientes:

  • 500 g de harina
  • 250 g de pulpa de calabaza hervida y escurrida
  • 3 huevos (reservar la clara de un huevo para pintarlos)
  • 50 g de aceite
  • Ralladura de limón
  • 120 g de azúcar
  • 3 cucharadas de anís (licor)
  • 1 cucharadita de anís en grano (llavoretes)
  • 20 g de levadura fresca
  • 1 pizca de sal

Preparación:

  1. En un bol ponemos la harina y la sal.
  2. Incorporamos el aceite, el anís, los huevos  y la levadura desmenuzada y mezclamos con la mano para que se vaya integrando todo.
  3. Añadimos la pulpa de calabaza, el azúcar y la corteza de limón y seguimos mezclando.
  4. Amasamos durante 10 minutos. Puede que tengamos que añadir un poco más de harina dependiendo del agua que retiene la calabaza y el tamaño de los huevos. Quedará una masa pringosa que se podrá trabajar con las manos untadas de aceite.
  5. Dejamos levar dentro de un recipiente untado con aceite y tapado con film hasta que doble su volumen (el tiempo dependerá de la temperatura de la habitación).
  6. Damos forma y dejamos levar por segunda vez. Pintamos con la clara de huevo que hemos reservado, y espolvoreamos con azúcar y canela.
  7. Horneamos a 160º C durante unos 15-20 minutos.

Preparación (con tmx):

  1. Ponemos el azúcar y la corteza de limón y pulverizamos durante 5 segundos, velocidad turbo.
  2. Incorporamos el aceite, el anís y los huevos y mezclamos durante 15 segundos, velocidad 4.
  3. Añadimos la levadura desmenuzada y mezclamos durante 10 segundos, velocidad 4.
  4. Añadimos la pulpa de calabaza y mezclamos otros 10 segundos, velocidad 4.
  5. Por último, añadimos la harina y la sal y amasamos durante 2 minutos, velocidad espiga. Puede que tengamos que añadir un poco más de harina dependiendo del agua que retiene la calabaza y el tamaño de los huevos. Quedará una masa pringosa que se podrá trabajar con las manos untadas de aceite.
  6. Dejamos levar dentro de un recipiente untado con aceite y tapado con film hasta que doble su volumen (el tiempo dependerá de la temperatura de la habitación).
  7. Damos forma y dejamos levar por segunda vez. Pintamos con la clara de huevo que hemos reservado, y espolvoreamos con azúcar y canela.
  8. Horneamos a 160º C durante unos 15-20 minutos.
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *