Carrillera de ternera

Teníamos pendiente publicar esta receta desde hace ya mucho tiempo, pero mucho, mucho. Ni decir tiene que se trata de un bocado muy tierno, de los que se deshacen en la boca. Además, como otras muchas recetas de carne, la carrillera de ternera también está más sabrosa si la preparamos de un día para otro, con lo que nos viene perfecto si tenemos una celebración especial cuando suele haber bastante ajetreo por la cocina. Sólo tendremos que calentar y listo.

Como veis la podemos preparar como plato único con una guarnición o acompañando a unos tagliatelles como veis en la foto.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 2 carrilleras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • 4-5 ajos enteros (sin pelar)
  • 1 cebolla mediana
  • Medio pimiento rojo
  • 1 puerro
  • 500 ml de vino tinto
  • 1 l de caldo de carne (pollo, hueso de jamón, verduras)
  • Mantequilla

Preparación:

  1. Salpimentamos las carrilleras.
  2. En una olla, ponemos a calentar el aceite y marcamos las carrilleras. Cuando ya estén los poros bien sellados las retiramos y reservamos.
  3. En ese mismo aceite sofreímos los ajos enteros y sin pelar junto con la cebolla, durante 5 minutos. Añadimos el pimiento rojo y el puerro y sofreímos durante 10 minutos más (15 minutos en total). Si es necesario añadimos más aceite.
  4. Incorporamos las carrilleras reservadas junto con un poquito de sal y pimienta y el vino tinto. Dejamos que hierva durante unos 10-15 minutos para que se evapore el alcohol y eliminar la acidez del vino.
  5. Añadimos el caldo y lo dejamos durante unas 2 horas a fuego lento con la olla tapada.
  6. Pasadas las 2 horas, retiramos las carrilleras y las reservamos bien escurridas (sin ningún resto de verduras). Filtramos el jugo (ojo, no trituramos porque hemos puesto los ajos enteros), lo ponemos en otra cazuela y añadimos la mantequilla a trocitos para que le dé brillo a la salsa. Cortamos la carrillera en trozos grandes, la añadimos al fuego y dejamos reducir durante 10 minutos a fuego lento, corrigiendo de sal y pimienta si fuese necesario.

Sugerencia: Esta carne está más buena si la preparamos de un día para otro porque absorbe todos los sabores. Así al día siguiente sólo hay que calentarla y lista. La podemos acompañar de algún puré.

Fuente: Robin Food

Deja un comentario